Secadora de ropa: ¿Cómo usarla correctamente? - AYDA

Secadora de ropa: ¿Cómo usarla correctamente?

Post Image

¿Cómo funciona la secadora de ropa?

Aunque para muchos sigue siendo normal dejar secar prendas recién lavadas al aire libre, lo cierto es que no todo el mundo cuenta con el espacio y el tiempo suficiente. En estos casos, una secadora de ropa siempre viene bien.

Entre las ventajas de utilizar una secadora de ropa eléctrica, además de ahorrar tiempo y espacio, también está la de reducir las arrugas de las prendas y alargar su vida útil.

Pero para conocer todas estos beneficios es necesario saber utilizar bien las secadoras de ropa, ya que de otra manera podrías arruinar tus vestidos, pantalones, poleras, blusas y todo lo que decidas meter en ella.

Empecemos por entender cómo funcionan estos dispositivos, para lo que debemos saber que existen diferentes tipos de secadoras de ropa.

Secadoras de evacuación

Este es el primer tipo de secadoras que aparecieron en el mercado, con un sistema que funciona gracias a una turbina que aspira el aire del exterior para calentarlo mediante unas resistencias eléctricas.

Cuando el aire ha aumentado su temperatura, pasa al tambor y comienza a circular por él para secar tu ropa.

Más tarde, antes de que tu secadora lo expulse al exterior, este aire pasará por el filtro de pelusas y se irá llevando la humedad de la ropa.

Secadoras de condensación

Si bien tiene un funcionamiento similar al tipo anterior, este modelo de secadoras se diferencia en que al tomar el aire del exterior, primero pasa por un condensador para extraer el vapor de agua que contiene.

Para calentar el aire, más tarde este deberá pasar también por un sistema de resistencias eléctricas, desde donde será llevado al tambor gracias a unas turbinas.

Luego volverá a un condensador para ser expulsado como aire seco y a temperatura ambiente.

Secadoras con bombas de calor

En el caso de las secadoras con bombas de calor, el sistema es muy similar al del tipo anterior, pero aquí el aire húmedo pasa por un evaporador.

Tal como indica su nombre, el aire del exterior se calienta por unas bombas de calor (que reemplazan las resistencias eléctricas).

Esto las convierte en el tipo de secadora con mayor eficiencia energética. Aunque también hay otras opciones que pueden interesarte, como las centrífugas de ropa que se resisten a desaparecer.

¿Cómo se usa bien la secadora de ropa?

Hacer un buen uso de la secadora de ropa significa escoger el ciclo de secado adecuado y seguir unos cuantos tips que te dejamos a continuación.

Lo más probable es que tu secadora cuente con diferentes programas específicos para cada tejido.

Estos sistemas automáticos lo que hacen es medir cuánta humedad tiene la ropa para determinar la temperatura adecuada para el secado y el tiempo correcto.

En caso de que tu secadora no cuente con esta opción, puedes programar el ciclo de forma manual. Para no dañar los tejidos de tus prendas, ten en cuenta los siguientes consejos.

Tiempo de secado de prendas de algodón

Si vas a secar tejidos de algodón u otro material natural (como el lino, por ejemplo) utiliza la temperatura media o selecciona un programa para ropa delicada de una duración de 10 minutos como máximo.

Duración del secado de prendas sintéticas

Los tejidos con mayor porcentaje de material sintético requieren mayor tiempo de secado a una menor temperatura respecto al algodón, por ejemplo, ya que suelen ser más fáciles de resultar dañados por el calor. Utiliza la temperatura más baja por unos 20 minutos y revisa si ya está seca.

¿Cuánto tarda en secarse la ropa de lana?

La ropa de lana, por su parte, se seca muy rápidamente, pero debes tener cuidado porque las altas temperaturas pueden arruinar el tejido.

Lo mejor es escoger la temperatura baja o media pero con un ciclo de no más de 5 minutos de duración.

En caso de tratarse de ropa que usas en el día a día y otro tipo de tejidos como sábanas, frazadas o mantas sintéticas, lo mejor es utilizar una temperatura media.

La temperatura máxima guárdala exclusivamente para las toallas o cobertores, ya que son los más difíciles de secar y quienes menos sufrirán algún tipo de degradación por el calor.

Una buena idea es dar vuelta tu ropa para ponerla al revés en la secadora. Al tener las costuras hacia dentro, se empezará a filtrar el aire y se secará más rápido.

¿Cuáles son las ventajas de la secadora de ropa?

Como te decíamos, las ventajas de una secadora de ropa van mucho más allá del ahorro de tiempo y espacio en tu tendedero.

Estas máquinas también protegen tus prendas del desgaste que producen los rayos ultravioleta del sol. Si usas una secadora para tu ropa no tendrás que soportar más pantalones desteñidos gracias a la exposición solar.

Además, la temperatura del aire caliente termina matando los ácaros que se pueden encontrar entre estos tejidos, por lo que es un sistema perfecto para las personas que sufren de alergia.

¿Cómo cuidar tu secadora de ropa?

Una buena práctica para alargar la vida útil de tu secadora de ropa es mantenerla siempre limpia en su interior.

Trata de hacerlo de forma mensual como mínimo, incluso si no ves manchas ni residuos, ya que pueden acumularse donde no logras ver.

Siempre hazlo con el equipo desenchufado para evitar todo tipo de riesgos. Utiliza un trapo de microfibra humedecido en alcohol y frota con cuidado. También puedes usar agua levemente tibia con jabón.

Siempre recuerda limpiar el filtro de las pelusas. Lo ideal es hacerlo antes o después de cada carga.

También puede que el sistema de evacuación de aire requiera algún tipo de mantención. Muchas veces se obstruyen y pueden impedir que tu secadora funcione.

Comentarios


Deja un comentario

Hemos actualizado nuestra Política de Protección de Datos Personales que puedes conocer o consultar aquí